fbpx

Recomendaciones para comprar juguetes a los niños/as

Si hablamos de juguetes hay una infinidad de ellos, tamaños, colores, diferentes atractivos y precios. Sin embargo, si queremos que ese juguete más bien contribuya al desarrollo de los niños, en vez de que solo sea un objeto de poco uso o que no logre aportar al desarrollo cognitivo del niño, es necesario elegir adecuadamente de acuerdo a su edad, capacidad y destreza del niño. Si los juguetes no son apropiados para las edades de los niños, pueden hacerlos sentir frustrados en el caso de que sea para un mayor rango de edad, o poco estimulados al ser para un rango de menor edad.

 A continuación mencionamos algunos consejos al momento de la elección de juguetes.

1. En primer lugar el juguete debe ser seguro para el niño, de una buena confección que impida que se rompa y queden partes pequeñas que puedan ser ingeridas. Es preciso mencionar que mientras más pequeños sea el niño, más grande debe ser el juguete. Además debe cumplir con las normas de no toxicidad, por lo que se sugiere comprar en negocios formales.

2. Como ya habíamos mencionado, debe estar dirigido al rango de edad del niño, cada juguete debe tener plasmado para qué edad pertenece.

3. Si queremos tener en cuenta la personalidad del niño, podemos optar por juguetes socializadores, por ejemplo en donde participen varios jugadores, en el caso en que el niños sea más bien retraído. Por el contrario, si el niño suele ser más hiperactivo, le favorecerán juguetes que desarrollen la atención, o el lado artístico.

4. Es recomendable evitar comprar juguetes según estereotipos sexistas, como por ejemplo siempre comprar autitos a los niños y muñecas o juguetes de color rosado a las niñas. Si por ejemplo el niño juega con muñecas, desarrollará el sentido del cuidado y la crianza para su adultez, asimismo si una niña juega con superhéroes o bloques de construcción, saldrá del estereotipo de “dueña de casa” por ejemplo, que es el que siempre ofrecen algunos juguetes, tales como cocinas, “barbies”, princesas, etc. En este sentido ambos, niño y niña, deben tener la libertad de elegir y jugar con los juguetes que ellos deseen, sin que los padres interfieran con ciertos comentarios como “el rosado es para niñas” o “no te disfraces de león, mejor de una princesa”.

5. Evitar elegir juguetes violentos o que transmita valores contrarios a los inculcados en casa, por ejemplo: pistolas.

6. Evitar comprar siempre los mismos juguetes, por ejemplo, siempre comprarle dinosaurios porque le gustan. La variedad ayuda a que el niño se desarrolle en variados ámbitos de estimulación y disfrute de diversas experiencias.

5. En ocasiones, es necesario que el juguete sea simple sin tantos detalles como luces, movimiento, colores. Esto ayudará a darle variados usos, pudiendo desarrollar la imaginación, creatividad y pensamiento simbólico.

6. No nos dejemos llevar por un juguete que trae múltiples funciones, como lo son los juguetes electrónicos que traen sonidos, luces, teclas, etc. Los cuales supuestamente, van a estimular más al niño. Variados estudios han demostrado que este tipo de juguetes tienden a retrasar el lenguaje en niños, ya que disminuye la conversación e interacción con los pares o adultos.

7. Dentro de los “juguetes” menos recomendables para la edad preescolar quedan incluidos los celulares o tablets, que en alguna otra etapa pueden ayudar a estimular al niño en determinados sentidos, pero no precisamente en el lenguaje. Son más bien aparatos para entretener pero no para aprender.

8. Se recomienda que no sean utilizados para “premiar” o “castigar” a un niño, ya que esto no creará una buena relación con los juguetes. Así evitamos siempre estar premiando con juguetes en vez de premiar con otras acciones, y a la vez no ocupamos el “castigo” ya que no es una estrategia de crianza.   

9. En ocasiones, es necesario hablar con algunos familiares para que no regalen juguetes de forma indiscriminada. Hay que tener en cuenta que el exceso de juguetes opaca la creatividad y produce el fenómeno de “siempre querer más”.

10. Recordemos que el mejor juguete no necesariamente es el más caro. Vemos cómo el llamativo juguete de Navidad solo lo utilizan unos días, en cambio aman estar jugando con tierra y agua.  Si bien existen juguetes altamente atractivos, no son necesariamente valiosos para el desarrollo del niño/a, y aunque suele ser una práctica muy cotidiana el comprar o regalar juguetes, es recomendable pensar bien su propósito ya que sin duda, es un agente más en la educación de nuestros niños/as.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *